Especulando

Sobre cosas que apenas entiendo

Menu Close

Indios y vaqueros

indios y vaqueros

Tuve la suerte de crecer en una época en la que los niños todavía jugaban en la calle.

Recuerdo que hacía los deberes a toda prisa para poder bajar a jugar a la calle, luego subía a merendar, veía barrio sésamo y otra vez a la calle hasta que oscurecía.

En la calle podías jugar al  futbol, al escondite, a la quema, a cualquier tipo de juegos, en aquella época no había tantos coches como ahora, así que podíamos jugar tranquilos, como mucho pasaban 2 o 3 en toda la tarde, así que simplemente gritabas “cocheeeeee” y te apartabas para seguir jugando cuando pasaba.

Nuestras madres nos llamaban a voces desde las terrazas, además parecían sincronizadas porque empezaba una a llamar e inmediatamente empezabas a oir las voces del resto de las madres llamando a tus compañeros de juegos.

De todos los juegos los que mas nos gustaban eran los de batallas, bien de guerra o bien de indios y vaqueros.

Yo tenía una suerte inmensa, delante de mi casa habían finalizado una obra y la tierra que había sobrado la habían dejado amontonada a la espera de que alguien decidiese que hacer con ella (así estuvo durante muchos años), así que para nosotros ese montón de tierra era “la montaña”, y nos pasábamos las tardes jugando a conquistarla, unas veces era una fortaleza y otras un fuerte asediado por las tropas comanches, unas veces éramos indios sedientos de cabelleras y otros yankees a la caza del piel roja.

Parte de la culpa de todo esto la tenían las películas que emitían por la primera los domingos, películas de vaqueros principalmente que devorábamos, te veías una peli (que no tenías porque ser buena) y a continuación estabas preparado para enfundarte tus pistolas de juguete y soltar “nunca debiste cruzar al oeste del pecos”, o arrancabas una rama de un arbol y ya tenías caballo.

Luego cuando te daban la paga semanal corrías a la tienda a comprarte las figuritas de plástico de indios y vaqueros o de soldados para jugar cuando ya estabas muy cansado para andar corriendo por ahí.

Seguramente ahora mismo saltaría algún psicólogo que si se estaba creando una sociedad violenta, que si se fomentaban tendendias xenófobas etc, etc

Pero en aquella época, gracias a dios, el mundo era mas inocente y simplemente jugabas a lo que te gustaba, unas veces eras vaquero y te dedicabas a matar indios con saña, y otras indio y arrancabas cabelleras a mansalva, es lo que tiene la inocencia que no tiene maldad ….